Inicio > Sin categoría > Elige vivir

Elige vivir

Lunes, 19 de septiembre de 2011

Gloria Sánchez Castrillo

(Responsable de  Producto del Área Penal de Lex Nova)

De momento van 43 (tres en las últimas 24 horas). Ese es el número de mujeres que han perdido la vida en lo que va de año a manos de sus parejas o ex parejas, víctimas todas ellas, de la violencia de género. 13 de ellas habían denunciado.

Cualquier titular es válido: una mujer de 44 años muere a manos de su ex marido; un hombre mata a su mujer y luego se suicida; un joven de 18 años asesina a su novia de 22; fallece la mujer presuntamente quemada por su marido, y así miles y miles de sucesos en no tantos años. ¿Sólo cifras? Mucho más.

“No te saltes las señales. Elige vivir”, con este título se inicia la nueva campaña contra la violencia de género puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad hasta el próximo 15 de diciembre, que se hará pública en medios de comunicación, redes sociales y algunas salas de cine.

Una campaña que centrada en tres spots (amenazas, humillación y anulación) quiere ser positiva y trasmitir el mensaje de que “de la violencia se sale”, ¿cómo?:

  •  con la ayuda de los servicios sociales y los protocolos de los centros de salud,
  • y buscando el apoyo de las organizaciones de protección de las mujeres y los juzgados especializados.

Quienes opinan que los malos tratos en la pareja son asuntos privados, que tan solo conciernen a las partes implicadas y que no deberían trascender, olvidan que estamos ante un delito contra la libertad y la seguridad de las personas tipificado, no sólo en el Código Penal sino en una específica ley ad hoc.

En el año 2004, la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de medidas de protección integral contra la violencia de género, recordaba en su Exposición de Motivos “La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

Una regulación, aunque muchos se empeñen en lo contrario, respetuosa con el principio de no discriminación, y es que, como recuerda el Tribunal Constitucional en sentencias 59/2008, de 14 de mayo, y 81/2008, de 17 de julio, “se debe interpretar el género como fundamento de un trato penal diferenciado y proclamar así la constitucionalidad del art. 153.1 del Código Penal que impone una pena mayor para las agresiones causadas por el varón a la mujer en el ámbito familiar”.

En la misma línea, Rosario de Vicente Martínez, Catedrática de Derecho Penal, en Comentarios Código Penal (Lex Nova, 2.ª edición), señala “La violencia doméstica ocasional es un delito especial cuyo sujeto activo se limita al varón, autor del maltrato ocasional sobre la mujer”.

La claridad y rotundidad de los tres objetivos de la nueva campaña contra la violencia de género:

  • buscar la complicidad de la sociedad para erradicar la violencia,
  • informar a las víctimas de sus derechos y
  • conseguir el rechazo social del maltratador,

van orientados a recordar que una mujer informada es una mujer protegida, se trata, como se recordaba en la presentación de la campaña, “en adelantarse al maltratador”. ¿Cómo?, ¿Cuál es la estrategia? Identificar los malos tratos, detectar que muchas conductas son violentas y no algo normal en las relaciones de pareja; esos pequeños detalles, sutiles muchas veces, actitudes que a penas se perciben pero que van sembrando la violencia en el ámbito familiar y que conducen al aislamiento y a la humillación de muchas mujeres.

¿Distorsiona uno su propia realidad para sobrevivir? Es posible. Ya en los años 90, Walker y Dutton, al hablar del síndrome de la mujer maltratada, lo definían como “aquel identificado con una adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación, por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo”.

El que pega una vez, ¿volverá a pegar? Algo así debió pensar la Fiscalía General del Estado cuando en la Circular 4/2005, de 18 de julio, relativa a los criterios de aplicación de la Ley Orgánica de medidas de protección integral contra la violencia de género, recogía “De estas finalidades, la protección de las víctimas, cobra una especial relevancia en este tipo de delincuencia ya que el riesgo de eventuales reiteraciones es especialmente significativo precisamente por provenir de sujetos muy cercanos a la víctima que pertenecen o han pertenecido a su ámbito familiar o afectivo”.

Han sido muchas las campañas, “Contra los malos tratos no estás sola”,”Contra los malos tratos gana la Ley”, “Contra el maltratador, tolerancia cero”, “Entre un hombre y una mujer, maltrato cero”, “Ante el maltrato, todos y todas a una”, “Saca la tarjeta roja al maltratador”, pero también siguen siendo muchas las muertes.

Nueva campaña y nuevas esperanzas.

 “No te saltes las señales. Elige vivir” recordando a Sabina, “porque el amor cuando no muere mata”.

 

 

 

 

Sin categoría

  1. ABS
    Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 23:54 | #1

    Muy interesante el post, lástima que los datos ya hayan aumentado en poco más de una semana y que hayas elegido esa frase para terminarlo, porque finalmente esa forma de relacionar el amor con al muerte a lo largo de tantos años [“ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, contigo porque me matas y sin ti porque me muero” o la también de nuestro amigo Sabina “amores que matan nunca mueren” y “sin ti no soy nada” y cientos más…..], están en la base de esta terrible lacra. Esto no se arreglará solo con leyes y medidas y campañas, que están bien, pero acompañadas de un cambio más profundo y podemos colaborar cambiando estos mensajes que identifican el amor con una especia de obsesión que todo lo justifica. Amor es respeto, crecimiento mutuo y respeto, apoyo y respeto…… y sobre todo RESPETO.

    • Gloria Sánchez Castrillo
      Jueves, 29 de septiembre de 2011 a las 08:09 | #2

      Efectivamente es una lástima que en tan pocos días el número de víctimas haya aumentado. Muchas gracias por su comentario.

*